LOADING

Día de Muertos, 2021

Irene Barassa*

Día de Muertos, 2021Es interesante que, aunque seamos de lugares muy distintos, tenemos similitudes. Durante los días antes del gran Día de Muertos, vi en las redes muchas cosas al respecto. Había muchas imágenes de altares y de ofrendas. Finalmente llegó el gran Día de Muertos, el 2 de noviembre, y vimos el desfile de la Ciudad de México en Youtube.

            Las imágenes eran maravillosas. Los personajes, los colores y especialmente la brillante flor de cempasúchil en todos lados. Por la pandemia algunos de nosotros no pudimos ver las celebraciones en persona. Estamos tomando clases en línea. Por eso, la tecnología nos dio la oportunidad de ver y conocer.

            Esas imágenes me hicieron pensar en algunas cosas. Cosas similares, el asunto de la muerte y el reconocimiento de nuestros difuntos. Los eventos me recordaron algunas prácticas en África. Algunas cosas parecen iguales, por ejemplo, los altares y el hecho de honrar a los difuntos. Tanto en Kenia, como en México, estos momentos no se asocian con el miedo a la muerte y no pensamos en los muertos con miedo o tristeza.

            En ambos casos hay altares y ofrendas. Los dos tienen velas, agua, bebidas, comida, fotos, plantas, flores, a veces incienso, objetos de nuestros difuntos que les gustaban. En ambos, el altar es un lugar especial, quiero decir, un espacio sagrado donde nos reunimos con nuestros queridos. No podemos verlos, pero podemos sentirlos de una manera. Recuerdos de sus vidas y un momento para comunicarnos con ellos. Nos detenemos a pensar en ellos. Hay momentos en que los necesitamos y los extrañamos tanto. Al altar puedan conectarse. No les rezamos, sólo nos comunicamos con ellos.

            En África, el altar representa un lugar donde los difuntos se puedan comunicar con nosotros y recibir nuestros mensajes. Dicen que hay que hablar con ellos en buenos y malos tiempos. No los vemos, pero siguen siendo nuestra familia, sólo que ahora son invisibles. Es un momento en que la gente se comunica con sus seres queridos.

            El altar nos recuerda el amor y la familia. Recordamos que tenemos un lazo especial que nunca termina. Sí, hay algunas diferencias entre las culturas, sin embargo, para mí, lo que me marcó es que en ambos, mantenemos la conexión. Aunque estamos muy ocupados en la vida diaria, hay momentos especiales en los que paramos todo y nos reconectamos con el otro lado.

            Después de estos dos años complicados de la pandemia y las muertes de Covid19, es mucho más importante afrontar la muerte y no olvidar que los seres queridos siguen siendo parte de nosotros.

            En conclusión, es interesante que haya dos lados diferentes del mundo con algunas prácticas similares. Es mejor que no olvidemos a nuestros difuntos. Es bueno que mantengamos este vínculo especial que nunca se corta.

(Esperamos que el próximo año, los estudiantes del CEPE tengan la oportunidad de ver las celebraciones y el desfile de la CDMX de Día de Muertos en persona. ¡Ojalá!).

*Estudiante de Kenia del curso Español 5
 CEPE-UNAM, Ciudad Universitaria, CDMX

 

Imagen de la autora


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2021/12/02/dia-de-muertos-2021/