LOADING

El amor en los tiempos del COVID y otras reflexiones
de una inmigrante filipina en la pandemia

Patricia Cielo Canja*

El amor en los tiempos del COVID y otras reflexiones de una inmigrante filipina en la pandemiaPara bien o para mal, mientras que la mayoría de los países introdujeron prohibiciones y restricciones de viajes debido a la COVID-19, México las mantuvo al mínimo. Cerró parcialmente sus fronteras terrestres con Estados Unidos, Guatemala y Belice, pero por lo demás, mantuvo sus aeropuertos abiertos a todos los viajeros, optando por no solicitar pruebas negativas o de vacunación.

A pesar de ello, como médica, me pareció prudente contar con una prueba de PCR de COVID negativa, hacer una cuarentena y aplicar las normas mínimas de salud pública (como el distanciamiento social, el uso de una mascarilla bien ajustada y la permanencia en casa en la medida de lo posible) cuando llegué a México en marzo de 2021.

Pude salir de Filipinas un año más tarde de lo que habíamos planeado, huyendo de los cierres en gran medida no científicos y despóticos que estaba implementando nuestro presidente. Me fui justo a tiempo, ya que Filipinas aplicó otro estricto bloqueo, que se prolongó hasta noviembre de este año, mientras que el resto del mundo hace tiempo que ha recuperado cierta sensación de normalidad y ha reabierto sus fronteras y economías.

Desde el inicio de la crisis por la COVID-19, las restricciones de viaje y otras medidas de salud pública han llevado a muchas parejas a vivir con la incertidumbre de cuándo podrán volver a ver a sus seres queridos. Las relaciones a larga distancia son difíciles de mantener en la línea de fondo, pero la pandemia ha exacerbado aún más esta situación. Se suspendieron las visas, se cerraron las fronteras nacionales y, al menos en nuestro país, nos prohibieron salir. A pesar de todos los obstáculos que tuvimos que atravesar, me sentí muy afortunada y agradecida de poder reunirme con mi entonces novio, ahora marido, tras cuatro años de relación a larga distancia (y tras un año de incertidumbre sobre cuándo o si en efecto podríamos volver a vernos).

Vivir en México después de más de un año de estricto encierro en Manila se sintió como un respiro psicológico muy necesario. Los mexicanos pueden quejarse del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Scheinbaum, y tal vez con razón, pero al menos no han estado tan mal como nosotros los filipinos. Por ejemplo, el gobierno mexicano nunca ha exigido el uso de protectores faciales (lo cual no tiene base científica alguna, especialmente al aire libre o en áreas bien ventiladas). A lo mejor el gobierno mexicano no ha hecho negocios con China como el gobierno filipino, negocios que han permitido la afluencia masiva de protectores faciales/caretas de fabricación china en el mercado filipino, algo que previsiblemente ha obligado a los clientes a comprarlos.

El gobierno mexicano también ha optado, sabiamente, por no prohibir el uso de sus espacios públicos, como parques, playas y senderos de montaña. Existen numerosos datos que demuestran que el espacio público es un factor clave para el bienestar y la salud. El espacio público contribuye al desarrollo de los niños, a la vida en comunidad, reduce los niveles de estrés y mejora la salud mental y el bienestar de los habitantes de las ciudades, y la pandemia no ha hecho más que poner de manifiesto las consecuencias negativas del acceso limitado a espacios públicos verdes, inclusivos y seguros.

Mientras que el mantenimiento de estos espacios públicos abrió la afluencia de viajeros extranjeros que tratan de evadir los cierres de sus propios países (trayendo potencialmente nuevas variantes de COVID con ellos, especialmente entre los antimáscaras y antivacunas), esto dio sus frutos para la industria del turismo: en 2020, México se convirtió en el tercer país más visitado del mundo (viniendo del séptimo lugar en 2019), justo después de Italia y Francia. A medida que la pandemia se extendió, los trabajadores corporativos tuvieron la oportunidad de trabajar a distancia, y durante el pico de la pandemia México fue una de las pocas opciones viables (y más asequibles).

Con esta afluencia de trabajadores y viajeros remotos, México ha tenido que lidiar con sus nuevos huéspedes internacionales, desde los antimáscaras que distribuyen panfletos en el centro hipster de la Roma y la Condesa, hasta otros que han ignorado las directrices sobre las restricciones de aforo en interiores, o que incluso se han negado a llevar cubrebocas cuando se les ha requerido. Pero también hubo quienes (tanto los nuevos visitantes como los residentes de larga duración) amonestaron a sus compañeros expatriados cuando se comportaron mal y fueron irrespetuosos con las normas locales, un fenómeno que la pandemia no causó, pero que sin duda ha exacerbado.

Esto no quiere decir que todos los mexicanos fueran obedientes con las normas (ya que la aplicación de las medidas de salud pública aquí es, en general, más laxa que en muchos países de Asia, por ejemplo), pero podría decirse que la cultura está más orientada a la comunidad y es menos individualista que en muchos países occidentales. Por ejemplo, uno de los eslóganes de la campaña de vacunación, “Que la vacuna nos una”, apela al sentido de comunidad y convivencia de los mexicanos.

Quizás una de las cosas más impresionantes que he observado en México como médica extranjera que vive en la ciudad en medio de una pandemia mundial es el esfuerzo de vacunación del país. Aunque el progreso fue inicialmente más lento que el de otros países latinoamericanos como Chile (que podría decirse que tiene una población más pequeña, y por lo tanto tiene una tarea más fácil para lograr la inmunidad de rebaño más rápido), creo que México ha hecho un trabajo increíble con sus esfuerzos de vacunación en todo sentido. Por ejemplo, Scheinbaum ordenó el acceso universal a la vacuna COVID a todos los adultos en la ciudad en condiciones de recibirla, incluidos los extranjeros con visa de turista/visitante. Cuando recibí mis vacunas, me impresionó lo organizado y rápido que fue todo el proceso, que duró un total de 20 minutos desde el registro hasta la salida. Incluso mi colega filipina (que vive y trabaja en Estados Unidos como médica y que vino a visitarme durante el Día de Muertos) se sorprendió gratamente cuando se anunció durante el desfile que todos los adultos en la ciudad ya habían sido vacunados.

Tal vez una de las razones de este éxito sea que México lleva años implementando sólidos programas de vacunación y campañas de salud pública, por lo que la vacunación masiva no es un concepto tan extraño para los mexicanos como lo es para los filipinos. También me he dado cuenta de que México ha tenido menos problemas con la gente que rechaza la vacuna (en comparación con Estados Unidos, Canadá, Europa o Australia), probablemente porque la mayoría de los mexicanos solo quiere volver a su vida anterior a la pandemia lo antes posible y quizá cree que vacunarse es la forma más rápida de conseguirlo. Los mexicanos también parecen preocuparse más por sus familiares, especialmente los mayores y los niños, y por sus vecinos, lo que podría haber contribuido a animarlos a recibir la vacuna a pesar de sus propios recelos.

Mientras recuperamos poco a poco nuestras vidas anteriores a la pandemia y una cierta sensación de normalidad, sólo puedo recordar el loco viaje que me llevó a mi nuevo hogar: la incertidumbre de si podría escapar de mi país y reunirme con el amor de mi vida; tener un mayor aprecio por los hermosos espacios verdes públicos de la Ciudad de México, como Chapultepec, Viveros y el Bosque de Aragón, después de haber estado encerrada en casa durante un año; empezar a viajar de nuevo, reunirme con la familia y los amigos y disfrutar de su compañía.

La pandemia de COVID-19 cambió la vida tal y como la conocemos, obligándonos a replantear nuestros objetivos y prioridades vitales. Por mi parte, esta pandemia me ha enseñado que la familia importa más que cualquier otra cosa (mientras que antes de la pandemia habría dado más importancia a mi carrera quirúrgica). La restricción de los viajes también me ha hecho ver el privilegio que supone poder visitar o vivir en otros países, o reunirse con seres queridos que viven a miles de kilómetros. Esta experiencia también me ha ayudado a apreciar muchos aspectos de mi nuevo hogar, probablemente más de lo que lo habría hecho en otras circunstancias, sobre todo sus enormes espacios verdes, su sistema de salud pública y el sentido de comunidad de su gente. 

*Estudiante de Filipinas del curso Español 5
CEPE-Polanco, UNAM, Ciudad de México   

Imagen: Patricia Cielo