LOADING

Unos días en San Miguel de Allende

Eunmi Baek*

Unos días en San MiguelHace dos semanas, después de que mi curso de verano en el CEPE terminó, fui a San Miguel de Allende con mi esposo. Estaba muy emocionada porque era la primera vez que viajaba en coche por México y había escuchado mucho que la ciudad era muy bonita. Salimos de casa temprano el viernes y tardamos tres horas y media en llegar allí. Me encantó la ciudad en cuanto llegué porque todas las construcciones eran muy coloridas y bonitas. Era como una ciudad en un cuento de hadas.

Primero, fuimos al hotel y nos registramos. Nos recomendaron algunos restaurantes y elegimos uno que estaba más cerca del hotel, ya que teníamos mucha hambre. El restaurante era muy bueno y bonito también. Después de comer, recorrimos la ciudad un poco. Había una catedral muy hermosa, que es el monumento más conocido de esta ciudad y es muy famosa por su color rosa. Delante de la catedral, había un jardín lleno de gente descansando o disfrutando del clima. Estaba sorprendida porque había muchas tiendas lujosas y tenían buen aspecto dentro de las construcciones antiguas. Me parecía muy típico y exótico. Además, me encantaron las galerías y la diversidad de las artesanías. Luego, descansamos en el hotel por dos o tres horas y salimos de nuevo a cenar. El paisaje de la tarde era espectacular. Regresamos al hotel sobre las diez, después de cenar y caminar, pero todavía había mucha gente en la calle y muchos mariachis cantando para los turistas que parecían estar muy felices y divertidos.

El segundo día, fuimos a un restaurante con un bar que es muy famoso por su terraza. Ahí pudimos disfrutar de la vista de la ciudad perfectamente. Quería quedarme ahí el mayor tiempo posible. Era maravilloso y es muy recomendable. Ese día, tomamos muchas fotos mientras caminábamos por las calles, buscamos comida asiática y comimos. Después descansamos en el hotel.

El último día salimos del hotel temprano, después de terminar el desayuno, porque queríamos llegar a casa antes de que hubiera mucho tráfico. Llegamos sobre las dos de la tarde y pudimos tomar una siesta.

Fue un viaje precioso para mí porque no he tenido mucha oportunidad de visitar otras ciudades en México. Ahora yo sé por qué esta ciudad es tan famosa. ¡Espero poder visitarla otra vez y disfrutar de otros lugares en México pronto!

Fuente de imagen: MNJ

*Estudiante coreana de Español 4
  CEPE-Polanco, UNAM, Ciudad de México


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2019/12/20/unos-dias-en-san-miguel-de-allende/