LOADING

Un día, en una montaña, buscando un templo para pasar la noche…

Yanli Dong*

Un día, en una montaña, buscando un templo En el invierno de 2009, mi esposo y yo decidimos subir a la montaña para celebrar la Navidad. Habíamos preparado muchas cosas para calentarnos. 

Cuando llegamos al pie de la montaña, la montaña se había cubierto de nieve. Era muy difícil subir a la cima. 

Escalamos por ocho horas y yo ya estaba muy cansada. Mi esposo me ayudó a llevar mi bolsa y continuamos caminando hasta que oscureció. Todavía no encontrábamos el templo en donde planeábamos pasar la noche. Estábamos agotados y no podíamos seguir subiendo.

Finalmente decidimos acampar en la tierra nevada. Hacía mucho frío. Nos pusimos toda la ropa y nos abrazamos para calentarnos.

Nos levantamos cuando amanecía; justo en ese momento vimos que el templo estaba a sólo veinte metros de distancia.

*Estudiante de China, Español 5

 CEPE-CU, UNAM, Ciudad de México


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2019/12/20/un-dia-en-una-montana/