LOADING

Aspectos generales sobre la República de Moldavia

Sveatoslav Glinca*

MoldaviaLa República de Moldavia no cuenta con un territorio extenso ni con una población numerosa. Sin embargo, dispone de una gran naturaleza, cultura, historia, tradiciones de hospitalidad y amistad.

Es un país sin salida al mar; se ubica al este de Europa, limitado por Rumania al oeste y por Ucrania al norte, este y sur. Tiene una superficie de 33, 851 kilómetros cuadrados y una población de 3.5 millones de habitantes.

La capital de Moldavia es Chisinau. El 27 de agosto de 1991, cuando estaba en curso la disolución de la Unión Soviética, la entonces República Socialista Soviética de Moldavia declaró su independencia y adquirió el nombre de República de Moldavia. Nuestra Constitución fue adoptada en 1994. El idioma de nuestro estado es el rumano, aunque también se hablan otros idiomas, como el gagauzo (región autónoma de Gagauzia), el ucraniano y el ruso. Los moldavos son en su mayoría cristianos ortodoxos.

Política

El tipo de gobierno de este país es una democracia parlamentaria, con un presidente como jefe de estado y con un primer ministro como jefe de gobierno. Forma parte de las Naciones Unidas, el Consejo de Europa, la Organización Mundial del Comercio, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, la GUAM (acuerdo regional entre cuatro países de la Comunidad de Estados Independientes: Georgia, Ucrania, Azerbaiyán y Moldavia[1]*), la Comunidad de Estados Independientes, la BSEC (La Cooperación Económica del Mar Negro*, por sus siglas en inglés), así como de otros organismos internacionales. En la actualidad, aspira a adherirse a la Unión Europea y ha puesto en marcha, durante tres años, el Plan de Acción en el Marco de la Política Europea de Vecindad.

Vestimenta nacional

La vestimenta nacional de Moldavia tiene una larga tradición. En gran parte, es común con la de los rumanos de Oltenia, de Transilvania y Banat. Es diferente tanto para los hombres como para las mujeres, en particular. Un factor importante de la vestimenta nacional se debe al clima de esta zona. Por lo tanto, el vestido nacional de muchos pueblos de los Balcanes, especialmente de los eslavos, comparte muchas similitudes y dichos vestidos son de gran importancia para la vida cultural, el arte popular y la vida cotidiana.

Originalmente, como materia prima para la fabricación de este tipo de ropa, se utilizaban lana, cáñamo y algodón. La decoración del traje moldavo se basa en la armonía de los colores naturales (blanco, beige, negro, marrón y amarillo), con motivos ornamentales geométricos y vegetales estilizados. La técnica de decoración es un bordado de uno, dos o tres colores. Para la elaboración del vestido tradicional, cada mujer crea su propio traje, tratando de darle originalidad, respetando una antigua tradición que decía: “el dibujo no se copia sino que ‘se roba con los ojos’". Debido a esta ley no escrita, entre la gente moldava no se encontraban dos ias, es decir, dos trajes nacionales o alfombras, iguales. Era vergonzoso copiar el modelo, se practicaba la perfección mediante la creación de nuevos dibujos por similitud, por memorización. Todo esto condujo al diseño de nuevos motivos y composiciones decorativas.

El día internacional de la ia (camisa bordada)

Este día se celebra a partir del 2013, el 24 de junio, en la noche de Sânziene (una fiesta religiosa). La ia es el elemento más espectacular del traje tradicional femenino, típico de la República de Moldavia y de Rumanía. Representa una historia inmortal, llena de valores, creencias y conocimientos codificados en forma de un alfabeto de símbolos y colores.

A través de los motivos bordados, una ia podía revelar información sobre el nivel social, la pertenencia a una comunidad o región, estados de ánimo, aspiraciones y sueños, así como eventos importantes o comunes de la persona para los que fue confeccionada.

La ia de Moldavia conserva el mayor número de elementos arcaicos de cualquier otra región. Sus colores y símbolos son parte integral del patrimonio nacional, de una mitología popular que todavía continúa viva.

La ia ha fascinado e inspirado a artistas plásticos, quienes la han inmortalizado en sus obras, tales como los pintores Frederick Arthur Bridgman, Franciszek Teodor Ejsmond, entre otros. El más destacado fue Henri Matisse quien, en el año 1940, creó la pintura La blusa rumana, la cual actualmente se encuentra en el Museo Nacional del Arte Moderno George Pompidou de París.

La ia en las pasarelas de desfiles internacionales de moda

Los motivos y la elegancia de las ias siguen atrayendo a los grandes creadores de la moda (Oscar de la Renta, Emilio Pucci, Tom Ford, Carolina Herrera). Yves Saint Laurent, inspirado por el cuadro de Henri Matisse, subió la reproducción de La Blusa Rumana a la pasarela de un desfile de modas en 1981, el cual dio la vuelta al mundo y se mantuvo como una pieza icónica del famoso diseñador.

Turismo

Moldavia es un país productor de vino, el cual no sólo conforma un sector de la economía sino que tiene implicaciones mucho más profundas sobre la nación, su cultura e historia. Por lo anterior, se considera que cuenta con un excelente potencial turístico en este sentido y forma parte de la OMT (Organización Mundial del Turismo, con sede en Madrid). En septiembre del 2018, la capital, Chisinau, fue sede de la Tercera Conferencia Mundial sobre el Turismo del Vino. A lo largo de los siglos, generaciones tras generaciones han elaborado el vino y se identifican, a la fecha, con el licor del Bachus. Las bodegas de Moldavia han ganado fama mundial, ya que el pasado y el presente se entrelazan en las leyendas moldavas, formando historia e identidad nacional. La República de Moldavia dispone de un suelo muy fértil con colinas bajas, mesetas soleadas y llanuras; se encuentra atravesado por una gran cantidad de corrientes de agua que desembocan en los dos ríos principales: Prut y Nistru. Los viñedos ofrecen un arreglo territorial perfecto para producir vino tinto de calidad en las regiones del sur y, principalmente, vino blanco en la parte central del país. Actualmente, Moldavia tiene alrededor de 132 mil hectáreas de viñedos, plantadas con más de 30 tipos de variedades técnicas. Hay cuatro regiones vinícolas históricas: Valu lui Traian (al suroeste), Stefan Voda (al sureste), Codru (al centro) y Balti (al norte); los tres primeros están destinados a la producción de vinos con indicaciones geográficas protegidas.

La viticultura sigue las tendencias internacionales e incluye variedades de uvas de Europa occidental, caucásica y nativa. Las cepas en Moldavia incluyen el 70% de las variedades blancas (Rkatsiteli, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Aligote, etc.) mientras que el 30% pertenece a variedades tintas como Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Saperavi y otras, típicas de la región sur. También hay variedades nativas que componen aproximadamente el 10% de los viñedos entre las cuales se incluyen: Feteasca Alba, Feteasca Regala, Feteasca Neagra, Plavai, Viorica y Rara Neagra.

¡Bienvenidos a Moldavia!

Fotografía: https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fwww.lonelyplanet.es%2Fblog%2Fde-ruta-por-moldavia-el-pais-del-vino

*Estudiante moldavo del Taller de Redacción 2, Español 4
CEPE-CU, UNAM, Ciudad de México.


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2019/12/20/aspectos-generales-sobre-la-republica-de-moldavia/