LOADING

Mi pelo es mi protección

Cori Allan*

Qué bonito es tu pelo“¡Ay, qué bonito tu pelo!” “No te cortes tu pelo, es demasiado lindo.” “Oye, mami”, me decía mientras me tocaba el pelo. Así es nuestra vida, caminando en un mundo de hombres dominado por la masculinidad. Donde nuestro pelo, nuestra cara, nuestro cuerpo, nuestro valor, depende de sus opiniones. Con sus manos en cada “pastelito”, sus ojos admiran cada obra de arte, sus “silbidos” hacen que nosotras, mujeres, bailemos en las calles. Aquí donde caminamos. Aquí donde nos matan.

No tenemos mucho. Tenemos nuestras manos cansadas por culpa del trabajo de casa. Nuestros pies lastimados por cuidar a los hijos. Pero en la noche nos sentamos cepillándonos el cabello enfrente del espejo y vemos de un vistazo a Medusa, también preparándose.

No soy una flor bailando en el viento. No soy una princesa esperando un salvador. No quiero protección, no quiero amor. Tu juicio no me molesta.  Ya tengo todo lo que necesito. Ya tengo mis compadres. Aquí es donde luchamos. Con nuestro pelo, luchamos por el mundo. Luchamos contra este mundo de hombres. Con sus manos en cada "pastelito", sus ojos admiran el arte, sus silbidos hacen que las mujeres bailen en las calles.

Mírame, llámame, ámame, morir de mí. Mi pelo es mi protección, mi amor, mi salvador, el viento en el que bailo. Ahora tu juicio se cae, el tiempo para recordar todo lo que ya habías hecho en nombre de tu amor. No puedes salir, no te puedes escapar. Aquí encuentras tu salvación. Mírame a los ojos, toca mi pelo de serpientes. Yo soy Medusa, yo soy cada mujer que habías violado antes. Yo soy cada "pastelito", cada obra de arte, una bailarina de los silbidos. Aquí donde camino. Aquí donde mueres.

Fuente de imagen, MNJ, Niña etíope, 2018.

*Estudiante de Estados Unidos del Taller de Redacción, Español 7
 CEPE-Ciudad Universitaria, UNAM, CDMX, México


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2020/05/30/mi-pelo-es-mi-proteccion/