LOADING

Politiki kouzina / Un toque de canela / La sal de la vida

Branka Arrivé*

Politiki kouzina / Un toque de canela/La sal de la vida

Estos son los tres títulos de la película que me gustaría presentar  (en griego y en las versiones española y argentina).

El título griego se basa en un juego de palabras: polítiki significa "de la ciudad" y la ciudad con una C mayúscula es siempre Constantinopla para los griegos. Politikí (acento final) significa “política”. Pero cuando se escribe en mayúsculas, sin los acentos, el sentido está deliberadamente vago en los carteles: ¿estamos hablando de la cocina, de Constantinopla o de la cocina política?

No es lo que llamaría mi película absolutamente favorita, pero con la "nueva normalidad" y el hermoso clima soleado, no me dan ganas de escribir sobre Dogville.[1]

La película fue realizada en 2003 por el director de cine griego Tassos Boulmetis, con Georges Corraface en el papel principal de Fanis. Tiene lugar en Constantinopla / Estambul entre la década de 1960 y principios de la década de 2000 y trata sobre la historia de una familia griega de Estambul que permaneció en Turquía después de los pogromos de 1955, pero se vio obligada a abandonar el país en 1964 cuando el gobierno turco deportó a todos los ciudadanos con doble ciudadanía griega a Grecia. El único que se queda en la ciudad es el abuelo de Fanis, Vasilis.

Hasta entonces, Fanis había vivido una infancia feliz, jugando en el ático de la tienda de su abuelo con Saime, una niña turca de la que está enamorado. Su abuelo le transmitió la pasión por la astronomía enseñándole sobre planetas a través de especias, dispuestas en círculos sobre una mesa y comparadas con diferentes planetas.

La trama se desarrolla alrededor de la adaptación de Fanis y su familia a su nueva vida en Atenas, con todos sus altibajos. Al niño le resulta difícil acostumbrarse a su nueva vida en un país del que no sabía mucho antes de mudarse.

A menudo lo tratan como extranjero en la escuela y sus maestros dudan de la lealtad y el patriotismo de su familia después de que el niño se burla inadvertidamente de un héroe de la Guerra de Independencia griega contra el Imperio Otomano.

Fanis mantiene su amor por la astronomía y las especias y se convierte en astrofísico. Ya un hombre maduro, oye que su abuelo está muy enfermo y decide regresar a Estambul para verlo. Durante esa visita, se encuentra accidentalmente con Saime, quien ahora es una hermosa guía de turistas, casada con Mustafa, un chico del que Fanis estaba muy celoso cuando eran niños y que ahora es médico militar. Ella le dice que está a punto de divorciarse y mudarse con su hija. Esto le da esperanzas a Fanis, quien intenta verla nuevamente, pero al final ella le informa que volverá con su esposo y Fanis regresa a Atenas.

Lo que puede reprocharse a esta película es que las metáforas son demasiado obvias y tal vez literales: Fanis, como Grecia, Saime, como la cosmopolita Constantinopla a quien extraña pero está fuera de su alcance, Mustafa, como la actual Turquía contemporánea. Al final de la película, Saime no se da vuelta para decir adiós, pero su hija sí, con una sonrisa amistosa; se nos dice más o menos explícitamente que no hay muchas esperanzas de reconciliación para la generación actual, pero podría haber algunas en la próxima.

Pero todo esto realmente no impide que el espectador disfrute de la película. Lo que verdaderamente me gusta es que este tema muy delicado del éxodo griego de Asia menor, a menudo tratado con ira y nacionalismo en Grecia, se trata con una mezcla de sobriedad y humor. Evita dos trampas: amargas diatribas antiturcas y un arreglo demasiado dulce, como si después de todo no hubiera pasado nada malo. Cuando Fanis va a un hammam con Mustafa, quien le cuenta cómo ha cambiado la ciudad "después de que ustedes se fueron", Fanis lo corrige y dice "no nos fuimos, fuimos deportados".

Los actores son excelentes, Georges Corraface en primer lugar, pero también Markos Osse, que interpreta a Fanis de niño con mucho talento y humor, y sus padres más o menos perdidos, interpretados por Ieroklis Michaelidis y Renia Louizidou. Hay un poco de exotismo en la representación de Constantinopla, pero definitivamente vale la pena el viaje (al cine, al menos).

Fuente de imagen: CNR, Canela

*Estudiante de Serbia del curso:  Español 5
  CEPE-UNAM, Polanco, Ciudad de México 



[1] Película de Lars von Trier, 2003 (Nota de la E.)


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2020/12/20/politiki-kouzina-un-toque-de-canela-la-sal-de-la-vida/