LOADING

Les Misérables

David Monge*

Les Misérables

Les Misérables es una película francesa que se estrenó en 2019 y fue realizada por el director Ladj Ly. Este filme comparte su título (Los miserables) con la obra de Víctor Hugo, porque él escribió su libro en Montfermeil, el lugar en el que pasa la historia, y también porque es un drama social. Esta película fue nominada en festivales de cine como el de los Premios Óscar, y obtuvo un premio en el Festival de Cannes.

La elegí porque tuvo un impacto relevante en los medios y el mundo de la política. Para la gente de izquierda fue una oportunidad para denunciar la violencia de la policía y la pobreza de esas poblaciones que viven de generación en generación en los lugares que llamamos en francés ciudades sensibles. Por otro lado, para los responsables de los partidos de derecha y extrema derecha, fue una ocasión perfecta para criticar a los extranjeros y migrantes que, según ellos, serían responsables de todos los problemas de nuestra sociedad. Una manera poco sutil pero eficiente para evitar un debate sobre los abusos de la policía nacional. Al mismo tiempo, la derecha atacó directamente al director, quien había pasado unos años en la cárcel por robos con violencia, para desacreditar su mensaje político.

Para entender por qué la película causó tantas reacciones, tenemos que resumir la historia principal. El guion se enfoca sobre una patrulla de policía de un barrio sensible de Montfermeil. Esta patrulla es una unidad de la fuerza contra la criminalidad compuesta por tres hombres que encarnan, cada uno, un cliché de la policía que podríamos resumir parafraseando el título del western: el bueno, el bruto y el mafioso. Tenemos al jefe de la unidad, un blanco racista, violento y corrupto. El policía que creció en ese barrio y, por eso, conoce a toda la gente del mismo. Y el nuevo del equipo, una caricatura de un policía depresivo, divorciado (una consecuencia de su trabajo), que vive lejos de sus hijos, pero que continúa creyendo en su misión.

La historia empieza con la llegada del nuevo miembro de la patrulla. Vamos a descubrir el barrio a través de sus ojos. Y como él, creo que el espectador va a vivir un choque cultural por la violencia del barrio en el que los traficantes de drogas tienen el poder real. También al entrar en este barrio, probablemente por primera vez, el espectador puede sentirse muy incómodo o molesto en su cómodo asiento de la sala de cine: muchos aspectos de la segregación socioeconómica están presentes en todas las escenas. Pero no dudo de que sea una experiencia útil para todos los ciudadanos ver de frente la realidad de su país.

El director nos cuenta una historia poco realista: el robo de un leoncito en un circo. Y vamos de seguir las investigaciones de la policía para encontrar a los chicos que lo robaron, hasta el drama. Para mí, hay dos defectos mayores en esta película. El primero es los perfiles de los personajes de la policía, que no permiten entrar realmente en la complejidad de la profesión. También, como espectador, me molestó que fueran usados de manera maniquea. No logré entrar en la historia con personajes que no me parecían realistas. La segunda crítica sería sobre el guion que, para intentar hacer algo original, perdió un poco su objetivo: denunciar la violencia policial.

Para concluir, creo que es una obra bien realizada, con un ritmo y una fotografía de calidad a la que solamente le falta una historia más cercana a la vida real. Entonces, recomendaría que la vean pero tengo una preferencia por otro filme que aborda la misma realidad social: Shéhérazade (que pueden ver en Netflix).

*Estudiante de Francia del curso: Español 5
CEPE-UNAM, Polanco, Ciudad de México.


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2020/12/20/les-miserables/