LOADING

Cuéntame tu vida, mujer

Adriana Salazar*

Cuéntame tu vida, mujerNací, lloré, comí, dormí y dormí mucho durante un tiempo. Me enfermé, lloré, aprendí, comencé a hablar, crecí, jugué, descubrí, comí más, hablé mucho. Me transformaba constantemente. Ayudé, reí, me divertí. Bailar y beber, mi prioridad. Empecé a comer menos, viajé, viajé más, trabajé, dejé de dormir, me enorgullecí, me enojé, apoyé hasta el cansancio, lloré, tomé decisiones, me enamoré, me soñé, cuestioné, reflexioné, volví a viajar. Siempre se viaja. Sentí realizar, me equivoqué, me desilusioné, me decepcioné, conocí, me agoté, me enfermé, me enojé, desaprendí para aprender, lloré aún más, me esforcé, me fui y regresé. Dormir y meditar, ahora la prioridad; aprendí a amarme, me perdoné, me sigo soñando. Me he despertado.

 

Imagen de la autora

 

*Estudiante de México del Taller literario de Voces Femeninas: identidades, maternidades y violencias.

UNAM-Canadá


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2021/06/23/cuentame-tu-vida-mujer/