LOADING

El Camino de Ladrillos Amarillos

Josephine Laframboise*

Esta historia está dedicada a mi madre, por

 su coraje, su inteligencia, su corazón y su amor por el hogar.

 

El Camino del Ladrillos Amarillos

Llegué a una bifurcación en el camino. No tenía ni idea de cuánto tiempo me quedaba antes de llegar a la Ciudad Esmeralda, pero ya tenía los brazos agotados.

 

Toto empezó a ladrar.

 

-"Disculpe, ese camino es muy bonito. O podría ir por ahí."

-"¿Quién dijo eso?"

-"Por supuesto que la gente va en ambos sentidos."

-"Espantapájaros, ¿eres tú?"

-"Sí."

-"¿Qué estás haciendo ahí arriba? ¿No puedes bajar?

-"No, estoy atrapado."

         Atrapada, esa era una sensación que conocía muy bien.

         "Me encantaría ayudarte pero no puedo llegar a donde estás. Pero si te echas para atrás y doblas el clavo tal vez te caigas."

         Y así, el espantapájaros se cayó. Lo miré con nostalgia mientras se ponía de pie. Al principio estaba un poco inestable, pero rápidamente encontró su equilibrio.

         Le expliqué que iba a conocer al Mago de Oz porque necesitaba ayuda para volver a casa y él decidió venir conmigo con la esperanza de que pudiera conseguir un nuevo cerebro.  

         Sin preguntar, me agarró por las asas de la silla rodante y empezó a empujarme. Odiaba la sensación de depender de la ayuda de otros, pero sabía que si quería volver a casa, tendría que aceptar la ayuda.

         El sonido de las ruedas en el camino de ladrillos me dificultaba escuchar a mi nuevo amigo, que charlaba sin parar como si nos conociéramos desde hacía años. Tuve que agarrarme fuerte porque de vez en cuando chocábamos y yo salía volando.

         De vez en cuando, mis pantuflas de rubí atrapaban la luz del sol y brillaban, sirviendo como un recordatorio de que, como ellos, mis pies no eran más que un adorno.

*Estudiante de Canadá del Taller literario de Voces Femeninas: identidades, maternidades y violencias.
UNAM-Canadá


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2021/06/23/el-camino-de-ladrillos-amarillos/