Échame una manita

Es muy común que para solicitar ayuda, la gente pida que le echen una mano; en México pueden escuchar que no sea una mano, sino una manita.

Ejemplo:

  • Échame una manita con esas bolsas, ¿sí?
    • ¿No me puedes echar una manita con mi tarea? Es que no entiendo lo que tengo que hacer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Español y Áreas de Cultura para Extranjeros